FlorestaSol
FlorestaSol

Cargar el ramo, junto con llevar un vestido de novia, es una de las tradiciones nupciales más populares y encuentra su origen en el antiguo Egipto, cuando las novias armaban un ramillete con hierbas como tomillo, menta, romero y laurel para alejar a los malos espíritus y atraer energía positiva al momento de intercambiar los anillos de matrimonio con su pareja.

Sea o no cierto lo que dice la historia, lo real es que la costumbre ha evolucionado, convirtiéndose el ramo de novia más que en un adorno de matrimonio, en un símbolo pilar y definitivamente irreemplazable dentro de un enlace matrimonial, sobre todo, del estilismo nupcial. De allí la importancia de escoger el correcto y, por lo tanto, si tienes dudas, aquí te entregamos 5 consejos para orientarte en tu búsqueda.

1. Según tu propio estilo

Flores Milán
Flores Milán

Es lo primero que debes tomar en cuenta. Identifica cuáles son tus flores favoritas y si acaso deseas que tu ramo sea romántico, vintage, minimalista o campestre, entre otras opciones. Por más consejos que puedas recibir sobre esta elección, lo fundamental es que sientas que es el ramo perfecto para ti. Que puedes expresarte a través de él y, ya sea a través de sus colores o sus formas, que te represente en tu esencia más pura. Por ejemplo, si te gusta romper esquemas, atrévete con un bouquet de calas y plumas. Si eres más tradicional, en cambio, apuesta por un clásico arreglo de peonias blancas. Y un ramillete de flores silvestres bastará si eres de una onda más hippie.

2. Acorde al vestido

My Wedding
My Wedding

Tu traje de novia también puede darte ciertas luces a la hora de escogerlo, ya que ambos deben encontrar una armonía y complementarse. De hecho, si usas un vestido de novia sencillo, incluso puedes optar por llevar únicamente una rosa en la mano y se verá igual de elegante. Otra forma es elegirlo según la falda. Si por ejemplo es abultada con corte princesa, un ramo alargado lucirá mejor. Pero si la falda es recta, lo ideal será un ramo de forma redonda.

3. En afinidad a tu estatura

 

The Flower Shop
The Flower Shop

Aunque hasta ahora no te hayas percatado, la estatura puede ayudar en la elección de tu ramo. Por ejemplo, a una novia baja le queda más uno redondo y pequeño de flores con tallo corto, o en forma de lágrima si lo que desea es llevar uno en cascada. A las novias altas, en tanto, les acomoda cualquiera grande y voluminoso. Aunque siempre la decisión final la tendrá cada novia; sin embargo, siempre es bueno dejarse asesorar. Si no te convence uno, pide un par de pruebas hasta sentirte cómoda; mientras que los otros nos los perderás porque quedarán maravillosos como arreglos de matrimonio o incluso, decorando tu hogar.

4. En conformidad a la estación

Colinas de Cuncumen
Colinas de Cuncumen

La época del año también puede ser clave al momento de escoger tu ramo. Si eliges una flor de temporada, que seguramente será así, puedes aprovechar su color para combinar otros elementos de la decoración, como los manteles, centros de mesa o los globos. Además, al ser de temporada, puedes ahorrar en su precio. 

5. En función de los complementos

Flores Marsela
Flores Marsela

Siguiendo con las combinaciones, otra alternativa es que escojas flores pensando que sean del mismo color de tus accesorios como los zapatos, de tu tocado, del vestido de las damas de honor o incluso del botonier del novio. Respecto al calzado, son cada vez más las mujeres que apuestan por tacones lilas o rojos, por lo que un ramo en esos tonos se verá espectacular. Y otro detalle a considerar son las joyas. Si tu collar es muy grande y te interesa que resalte, entonces tu ramo debería ser más bien discreto para que no lo opaque.

La clave está en buscar el equilibrio y ser fiel a tu estilo. Si ya sabes qué ramo llevar, entonces añade esa flor a tu peinado de novia o que sean las flores de los centros de mesa de matrimonio. Aunque no lo creas, muchos invitados notarán la armonía de la decoración y eso se agradece.