Andrea Elisa

Los matrimonios son una gran ocasión para compartir frases bonitas de amor llenas de emociones y alegría, y así también, es una ocasión para lucir lindos vestidos de fiesta y disfrutar de un buen momento alzando las copas de novios junto a los amigos y familia. Pero no por eso hay que olvidarse de ayudar a crear un buen ambiente, ser respetuosos y no pasarse de confianzas, por muy bien que se esté pasando. Por eso, y en tono de humor, hoy les hemos hecho una lista con las 9 cosas que un invitado o invitada a un matrimonio no debe hacer.

Llegar con acompañante si la invitación es personal

¡Pésima idea! Un matrimonio lleva mucho tiempo de organización. Desde la disposición de las mesas hasta los arreglos para matrimonios, cada detalle cuenta. Si llegas con un “más uno” sin estar éste considerado, corres el riesgo que no tenga lugar en la mesa, o si lo invitas solo para la fiesta, a los novios no les va gustar para nada verte con un invitado “pirata” que ellos no tenían contemplado. Esto seguramente se sentirá como un gran desaire para ellos.

Llamar a los novios para resolver dudas

Cualquier duda que tengas, ya sea la dirección, hora, o dress code del evento, si está bien si vas con un peinado sencillo o tal vestido, olvídalo, pregúntaselo a otra persona, aunque la novia o el novio sean tus mejores amigos y confidentes.

Llegar tarde a la ceremonia o saltársela

¡Si lo haces, que nunca lo sepa la novia! Los novios esperan tener a todos sus invitados presentes. Si te están invitando a un matrimonio es para que estés en todas, y no solo llegues a la hora de la comida y el alcohol.

Constanza Miranda Video

Mirar el teléfono durante la ceremonia

Aunque estés pensando en otra cosa, aburrida o distraída, disimula. Mirar el teléfono durante la ceremonia demuestra falta de interés por los novios y su gran momento. Además, cuidado, puedes ser fotografiada en cualquier momento.

Acaparar a los novios

Por muy cercano que sea uno a los novios, no puede esperar estar con ellos durante toda la fiesta como si estuvieran en un asado de fin de semana. Esta vez, más personas necesitan de su atención.

Colarse en la fila del buffet y pelearse por los platos

Debes respetar el turno de todos, no seas impaciente. Recuerda, hay suficiente para todos.

Matías Leiton Fotografías

Apoderarse del vino de la mesa

Si está ahí, no es solo para ti, sino que para compartir con todos. Si el vino es tu debilidad, en un matrimonio hay bastante, por lo que no es necesario apoderarse de la botella completa.

Llevarse “recuerdos”

Los adornos de matrimonio no son regalos para los invitados, sino que son parte de la decoración del evento. Así también las flores de los centros de mesas para matrimonios, déjalas ahí donde lucen muy bien.

Ricardo Egaña Fotografía

Otros comportamientos a evitar

No moverte de la barra libre, pisarle el vestido a la novia, bailar arriba de las mesas, ir vestido con ropa informal, ir de blanco, fumar donde no se debe, pelear, pedir otro plato de comida, reclamarles a los novios, no avisar que no vas, dormirte, llegar tarde y dejar tu puesto vacío.

Ojo, no olviden también no estar pegados a la torta de matrimonio o sacando la decoración para matrimonio de su lugar. ¡No digan que no les advertimos, ya no hay excusas para no comportarse como el mejor invitado!