Los matrimonios son una gran ocasión para compartir emociones y alegría con los novios e invitados, pero no por eso hay que olvidarse de ayudar a crear un buen ambiente, ser respetuosos y no pasarse de confianzas, por muy bien que lo estemos pasando. Por eso, y en tono de humor, hoy les hemos querido hacer una lista con las 20 cosas que un invitado o invitada a un matrimonio no debe hacer:

1. Ir con un acompañante si la invitación era personal.

2. Antes del día del matrimonio, estar llamando a los novios todo el rato para resolver las dudas. 

3. Llegar tarde a la ceremonia o saltársela. 

4. Estar mirando el teléfono durante la ceremonia y los votos de los novios.

5. Ponerse a hablar cuando el juez o sacerdote diga: “Si alguien conoce algún impedimento para que la pareja contraiga matrimonio…"

6. Llegar a la ceremonia con copas de más o pasarse con los tragos desde el cóctel.

7. Estar todo el rato intentando acaparar a los novios.

8. Colarse en la fila del buffet y pelearse por los platos. 

9. Apoderarse de la botella de vino de la mesa. 

10. Volverse loco tomando cortos en la barra libre.

11. Comentar los trajes de los invitados e invitadas y hacer bromas sobre ellos en mitad de la comida.

12. Ponerse súper decidida a ganar el ramo cuando lo tire la novia y lanzarse a empujones.  

13. Intentar pinchar con las tías de la novia o con la madrina.

14. Subir fotos indidscriminadmente a las redes sociales, especialmente las que puedan ser comprometedoras.

15. Conseguir el micrófono y empezar a dar un discurso espontáneo sin haberlo planificado con los novios. 

16. No dejar tranquilo al DJ pidiéndole canciones.

17. Tratar de empezar un trencito cuando está terminando el baile de los novios.

18. Robarse el micrófono y ponerse a hacer un karaoke espontáneo durante el baile. 

19. Emocionarse y llorar por los rincones pensando: ¡a mí nunca me van a pedir matrimonio!

20. Proponerle matrimonio a tu pareja en medio de los postres o durante los brindis.

Y ustedes, ¿agregarían alguna?