Álvaro Pardo Fotografía

 

Para muchas parejas católicas uno de los aspectos más importantes es consagrar su unión bendiciéndola con el sacramento del matrimonio. Sin embargo, aunque la esencia de esta unión es espiritual, hay algunos trámites y requisitos que hay que tener en cuenta para llevar a cabo un matrimonio por la Iglesia. Para ayudarles en la parte más ‘terrenal’ de la tarea, les dejamos una recopilación con los puntos más importantes:

  • Reserva de la iglesia y posibilidad de otros lugares: Lo recomendable es reservar la iglesia unos 8 a 10 meses antes del matrimonio. Dependiendo de su ubicación, la cantidad de gente que asista o la capacidad de personas que pueda albergar, el aporte solicitado por la parroquia puede oscilar entre los 40.000 y los 500.000 pesos, lo cual depende también del personal que se necesita para su mantenimiento. Cabe resaltar que si quieres que un sacerdote los case, pero deseas hacerlo fuera de un templo, se necesita una autorización especial del Arzobispado, la cual no siempre es fácil de conseguir.
 
 
  • Preparando el matrimonio: Información civil y eclesial. Si nos casamos por la Iglesia, de todas maneras hay que efectuar la Manifestación e Información en el Registro Civil, donde se comprobará que no tengamos impedimentos legales para contraer matrimonio y se podrá fijar fecha para validar el matrimonio religioso. En paralelo a este trámite, también deberemos hacer la Información eclesial, que es una primera reunión de la pareja con el sacerdote, en el que manifestarán su deseo de tomar el sacramento del matrimonio y a la que deben ir acompañados de dos testigos, que no deben ser familiares y conocer a la pareja por más de dos años. Es en esta reunión donde el párroco informará a la pareja de los requisitos específicos necesarios.
 
 
  • Requisitos y documentación: Si los dos miembros de la pareja son católicos, deben estar bautizados y presentar un certificado de bautismo emitido con una antigüedad máxima de 6 meses. En caso de que uno no esté bautizado, se requiere una autorización especial para matrimonios “mixtos” o de “disparidad de culto”. Si uno de los novios no ha comulgado nunca, es posible realizar el matrimonio, pero no será posible realizarlo con misa, o bien comprometerse a realizarla en días posteriores a la celebración. En el caso de la confirmación, no es requisito imprescindible. Los otros documentos que son necesarios son las cédulas de identidad de los novios, y el certificado de haber realizado las charlas matrimoniales.
 
 
  • Charlas matrimoniales: Son unos cursos de preparación al matrimonio que exige la Iglesia para consagrar la unión, y consisten en 4 charlas en grupo de entre 1 a 2 horas de duración, en que se tratan temas relacionados con la vida matrimonial desde el enfoque de la fe católica. Se pueden realizar en la misma parroquia donde se casarán o en otra distinta, y al finalizar se extiende un certificado que deberán presentar el día del matrimonio.
 
 
  • Después del matrimonio: Después de realizado el matrimonio religioso, se dispone de un plazo máximo de 8 días para inscribirlo en el Registro Civil. Habitualmente se deja fijada la fecha al hacer la Información, y es requisito imprescindible para validar el matrimonio, ya que con la nueva legislación ya no hay necesidad de realizar una nueva ceremonia civil, solamente la inscripción del matrimonio en este plazo.

 

Constanza Miranda Fotografías